Pierluisi detalla propuestas enfocadas en el tema de educación para atender ante impacto de COVID-19

El candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP) Pedro Pierluisi detalló hoy nuevas propuestas que considera deben ser atendidas con premura ante la situación con el COVID-19. Esta vez, el excomisionado residente se enfocó en aspectos relacionados al tema de educación, asunto clave para el futuro de Puerto Rico. 

“La emergencia y la respuesta a la pandemia que vivimos en la isla y en todo el mundo ha requerido grandes cambios en nuestro comportamiento social. Las medidas de seguridad que hemos tenido que tomar tienen un impacto directo sobre nuestro diario vivir, nuestra capacidad de proveer para nuestras familias, la economía, la salud y la educación, entre otras áreas. El gobierno tiene que tomar medidas afirmativas para mitigar ese efecto lo antes posible. El área educativa es esencial para nuestro futuro y requiere medidas inmediatas que ayuden a garantizar el acceso a la educación para nuestros niños”, sostuvo Pierluisi. 

En el área educativa, propongo:

  1. Alianza con WIPR:
    Existen miles de niños y niñas de las escuelas públicas que no están recibiendo su educación, lo que pone en riesgo su progreso académico y su habilidad futura para aportar a nuestra economía y crecimiento social. Aunque está pendiente la iniciativa de proveer computadoras para educación a distancia, aún eso no es una realidad y muchos estudiantes no tienen el servicio ni la infraestructura de internet para recibir el pan de la enseñanza en línea.  Sin embargo, la mayoría sí tiene televisión en sus hogares. Es imprescindible que se usen otras vías para ofrecer la educación a los distintos niveles de enseñanza y el gobierno tiene los recursos. La Corporación para la Difusión Pública (WIPR) puede transmitir clases estandarizadas en distintos horarios para los diferentes grados de nuestro sistema escolar, utilizando la televisión como un vehículo para llegar a más estudiantes en estos tiempos de emergencia. Esta alianza entre el Departamento de Educación y la WIPR pudiera incluir a otros medios de comunicación que también puedan transmitir clases particulares como servicio público.
  2. Comedores Escolares:
    Como he dicho antes, el Departamento de Educación, tomando las debidas precauciones para proteger a sus empleados, tiene que usar sus comedores escolares para preparar comidas y proveérselas a nuestros niños que no están siendo alimentados adecuadamente en la crisis. Para los niños que residen en las comunidades cercanas a las escuelas, se puede utilizar el sistema de servi-carro en la misma escuela. Por otro lado, para la distribución de alimentos a niños que residen en comunidades alejadas a las escuelas también se pueden utilizar las guaguas escolares, los alcaldes o la Guardia Nacional.  Es necesario, pero no es suficiente, utilizar las entidades sin fines de lucro para proveer alimentos a grupos particulares. Tenemos que llegar a todos nuestros niños. Muchas jurisdicciones en los estados están utilizando estas estrategias con mucho éxito, y pueden ser emuladas y ajustadas para Puerto Rico. El Gobierno federal y la Junta de Supervisión aprobaron esta medida y el Gobierno de Puerto Rico no acaba de implementarla. 
  3. Crédito en colegios privados:
    Se debe aprobar la Resolución Conjunta del Senado 512, que es una iniciativa co-auspiciada por senadores de todos los partidos políticos. Actualmente, se encuentra bajo la consideración de la Cámara de Representantes tras ser aprobada en el Senado de Puerto Rico unánimemente. Esta medida es justa y necesaria para miles de padres y madres que tienen a sus niños en escuelas privadas y que han sido afectados por las implicaciones económicas de la pandemia. Esta medida requiere un crédito de entre 10% y 25% del pago de matrícula y/o mensualidad de cada estudiante en un colegio privado durante la emergencia. Este crédito es razonable y necesario porque las instituciones educativas privadas en la emergencia tienen menos gastos en múltiples áreas, como lo son los servicios de luz, agua, servicios de contratistas independientes, mantenimiento, seguridad, entre otros. El crédito de una parte de ese gasto permitirá que la institución privada pueda seguir pagándole a sus maestros y personal esencial mientras le da un respiro a miles de padres y custodios que han visto sus ingresos afectados. 
  4. Beneficio contributivo de pago de escuelas y universidades:
    Debe reconocerse como una deducción contributiva los pagos que se realizan en este período de emergencia por concepto de mensualidad o matrícula a un colegio privado o a cualquier universidad, pública o privada, con topes establecidos. Esto le proveerá al contribuyente un alivio en el tiempo que estaremos en plena recuperación, permitiendo actividad económica y justicia contributiva. Propongo un proyecto de ley que reconozca este beneficio contributivo para los periodos en que el gobierno decrete una emergencia que provoque el cierre prologando de la actividad económica en Puerto Rico. 
  5. Eliminar recortes a la Universidad de Puerto Rico:
    En estos momentos hay que revaluar los recortes presupuestarios contra el único sistema público de enseñanza a nivel universitario que tiene Puerto Rico (UPR). La UPR ha sido vital para responder a las últimas emergencias que ha sufrido la Isla. Por ejemplo, la UPR fue refugio y centro de acopio importante después de los huracanes de 2017 y su Red Sísmica asistió al gobierno con información clave luego de los terremotos de principios de año. Asimismo, debe ser un activo durante esta emergencia en la que tantos profesionales de alto calibre puedan aportar su conocimiento y sus ideas. La UPR ha realizado ya grandes ajustes en su presupuesto con medidas de reducción de gastos y de diversificación de sus ingresos. Deben dejarse sin efecto los recortes que están propuestos para la UPR para que la institución pueda levantarse y ajustarse luego de la emergencia de la pandemia e integrarse efectivamente a nuestra corriente educativa, cultural y económica. 
  6. Más pruebas de COVID-19:
    Es imperativo aumentar el número de pruebas de coronavirus para poder tener un panorama amplio de las regiones afectadas por la pandemia y poder asegurar la apertura de nuestro sistema escolar lo antes posible. La reapertura de los planteles el próximo semestre tendrá que hacerse a base de información científica y protegiendo la salud de nuestros niños, por lo que se requiere un número adecuado de pruebas. Puerto Rico sigue claramente rezagado en el número de pruebas de COVID-19 que ha realizado y esto tiene que corregirse de inmediato. 


“La salud de nuestro pueblo es la prioridad y también se debe asegurar que atendemos las necesidades de nuestros niños que necesitan que el gobierno le provea todas las herramientas para progresar ahora y en el futuro”, sentenció Pierluisi.