Expresiones autorizadas de Pedro Pierluisi

“Desde que Puerto Rico comenzó a sufrir los devastadores efectos de los terremotos y sus subsiguientes y continuas réplicas, pausé mi campaña política porque entendí que era prudente dedicarle esfuerzos y recursos a la emergencia, mientras nuestra gente está viviendo un desastre de esta magnitud. Como miles de puertorriqueños solidarios, he visitado los pueblos afectados junto a mi equipo de trabajo ofreciendo ayuda, llevando suministros y escuchando las necesidades de nuestro pueblo y de nuestros municipios. En mis visitas he podido constatar la desesperación y ansiedad de muchos damnificados que se sienten abandonados y sin información.

Sin embargo, no puedo quedarme callado ante los movimientos y despidos que están ocurriendo en el Gobierno, los cuales parecen estar sucediendo por el solo hecho de que los funcionarios envueltos no apoyan políticamente a la Gobernadora. El discrimen político, al final del día, nos afecta a todos en Puerto Rico, y peor aún, causa la paralización y falta de continuidad de los trámites del gobierno en momentos en que más se necesita agilidad y ejecución.  La democracia y la libertad de pensamiento son los pilares más importantes de nuestro sistema democrático y no impiden el trabajo digno del servidor público.

Mientras nuestro pueblo sufre una emergencia, a la gobernadora se le está viendo concentrada en avanzar su candidatura política con acciones erráticas y cuestionables, al punto de que nombra a alguien que está impedido de dirigir a la dependencia más importante en este momento. El resultado es que aún Puerto Rico no tiene un jefe del Negociado de Manejo de Emergencias en medio de la crisis. Es muy lamentable que tengamos que hablar de discrimen político mientras Puerto Rico lo que requiere es eficiencia y responsabilidad en la gestión del gobierno.  Las fallas en esa gestión no se resuelven echando culpas a otros o alegando desconocimiento.

A nuestros servidores públicos, les exhorto a que continúen su trabajo duro por Puerto Rico y sepan que cuentan con mi apoyo para defender sus derechos.

A la Gobernadora, le pido que de inmediato cese la persecución de funcionarios.  De más está decir que el gobierno no debe discriminar ni perseguir por razones políticas a nadie y menos violar derechos civiles, incluyendo los de los funcionarios públicos."