Es crucial un líder probado

Puerto Rico vive tiempos de grandes retos. Los fondos federales de recuperación siguen atrasados por falta de credibilidad. Las agencias sufren por los cortes abusivos impuestos por la Junta de Supervisión Fiscal y por la crisis de liderazgo que tenemos tras la primera renuncia de un gobernador. Se trata de hechos que preocupan a cualquiera.

El pueblo quiere tranquilidad, esperanza y certeza. La gobernadora Wanda Vázquez Garced ha estado manejando el gobierno con prudencia y aplomo para trabajar en estos asuntos. Confiamos en que así continúe hasta el año que viene. No obstante, nos encontramos a un poco más de un año de las próximas elecciones generales y tenemos que empezar a mirar hacia el futuro.

No podemos darnos el lujo de escoger equivocadamente. Necesitamos una persona que no venga a aprender, una persona que tenga experiencia política, madurez, entereza de carácter, credibilidad —aquí y en Washington—, así como un compromiso con el futuro de Puerto Rico.

Al mismo tiempo, necesitamos una persona que tenga el apoyo del pueblo más allá de líneas partidistas, porque cada día son más los votantes que no se identifican con un partido político en particular.

Considero, sin duda, que la persona que llena todas esas cualidades, sin excepción, es Pedro Pierluisi. Cada vez que nuestro pueblo le ha pedido que dé un paso al frente, ha dicho que sí. Ha sido un hombre con una carrera pública intachable con logros numerosos e incuestionables, y de proceder juicioso, diplomático y de consenso.

No hay duda de que sus relaciones en la capital federal, su conocimiento de cómo funciona la Junta de Supervisión Fiscal y su experiencia en el sector público y privado son un verdadero activo para Puerto Rico.

Pienso que Pierluisi es un guerrero de la igualdad y de la defensa de los ciudadanos americanos en nuestra isla. Por eso, para el futuro que todos queremos, considero que es el líder probado que necesitamos en nuestro país.